• hotel medium romàntic **

Historia del hotel medium romàntic

Jardín del hotel medium romàntic

De casa de Indianos…

El edificio en el que se encuentra el hotel medium romàntic es una etapa casi obligada de la “Ruta de los Indianos” de Sitges. Los indianos o americanos (como se les llama en Sitges) salían desde España a las colonias americanas (Cuba, Puerto Rico…) a mitad y finales del siglo XIX dada la situación de grave crisis económica que vivía el país.

En Sitges, pueblo pescador, hubo muchos jóvenes que se fueron para intentar hacer fortuna, entre ellos Facundo Bacardí (fundador de la marca de bebidas alcohólicas Bacardí) y Brugal, fundador de Ron  Brugal. Los indianos que conseguían prosperar volvían y construían grandes casas donde pasaban los últimos años de su vida, retirados y viviendo de sus rentas.

…a hotel

Nuestro edificio, construido en 1897 en estilo colonial, es una típica casa de indianos y como tal fue residencia de familias acomodadas hasta los años cincuenta del siglo pasado, cuando se reconvierte en el hotel Tropic. Entre los trabajadores del Tropic está Gonçal Sobrer, artista y pintor muy activo en el panorama artístico barcelonés que en 1958 da el paso y adquiere el hotel, engloba otro edificio y cambia el nombre del establecimiento: nace el Hotel Romàntic.

Pinturas en el hotel medium romàntic
Cuadros del hotel medium romàntic
Escultura hotel medium romàntic

El ‘quinto museo’ de Sitges

La historia del hotel está marcada por la figura carismática de Sobrer que, según palabras de la Enciclopedia Catalana, convierte el Hotel Romàntic “durante medio siglo, en foco de actividad cultural” en Sitges. Hoy el hotel alberga una colección de más de 300 obras de arte, con murales del propio Sobrer y pinturas y esculturas de varios artistas catalanes (Arranz Bravo, Rosa Bachs, Xaus, Pilar Perdices, Subirats, Joan Iriarte, Gerard Sala).

El Hotel Romàntic viene a ser durante mucho tiempo, el “quinto museo” de la villa, pero su importancia va más allá del ámbito artístico: en los años Sesenta abre sus puertas a la comunidad gay de toda Europa. El mal llamado “turismo gay” mueve sus pasos, discretamente, pasando por el hotel, y poco a poco va afianzándose, hasta conseguir la visibilidad actual. En el jardín y en el bar del Romàntic se acaban celebrando festivales, fiestas, el mismo Carnaval.

Los indianos, el arte, la cultura y los cambios sociales: la historia del Hotel Romàntic es un fragmento extraordinario de la propia historia de Sitges.